Blog

Métodos naturales de planificación familiar

Este post es a sugerencia de mi compañero de trabajo Fran, para mayor culturización.

Advertencia. Estos métodos de planificación familiar son eso: métodos de planificación familiar. No funcionarán para evitar la transmisión de SIDA o cualquier otra clase de enfermedad de transmisión sexual por meter lingams en yonis extraños de manera esporádica. Para la lucha contra la transmisión de estas enfermedades, nada mejor que la estrategia ABC (Abstinency, Be faithful, Condoms: Abstinencia, Fidelidad y Preservativos). Pero este no es el objetivo de este post. Hablemos sobre los métodos naturales.

Y es que hay mucho desconocimiento acerca de estos métodos. Ciertamente, son métodos mucho menos «cómodos» que otros métodos anticonceptivos, ya que exigen una abstinencia periódica a la hora de mantener relaciones sexuales para evitar los embarazos. Pero, son mucho más baratos y, en mi humilde opinión, asumen la naturaleza de la pareja en su integridad, afirmando el hecho de que a través de la relación sexual (acto culminante que define la relación afectiva de pareja), es como se realiza la reproducción humana.

Existen varios métodos denominados naturales, con un nivel de eficacia variable. Todos ellos se basan en la determinación de los días fértiles de la pareja.

En cada ciclo menstrual, un óvulo de la mujer se desprende de uno de sus ovarios. La vida del óvulo suele ser de 6 a 12 horas, con un máximo de 24 horas. Si en este tiempo, un espermatozoide no lo fecunda, el óvulo muere y se acaba en período fértil de la mujer hasta el siguiente ciclo.

Los espermatozoides, en un ambiente hostil, suelen tener un período de vida muy corto. Pero en los días previos a la ovulación, debido a la acción de las hormonas que la provocan, el cuello uterino comienza a desprender un flujo cervical alcalino, que protege a los espermatozoides del ambiente ácido de la vagina. En este ambiente, los espermatozoides llegan a vivir, manteniendo su capacidad reproductiva, de dos a cuatro días.

Uniendo ambas fertilidades, el máximo período fértil de la pareja será de 3 a 5 días en cada ciclo menstrual. Los métodos naturales pretenden determinar estos días dentro de cada ciclo. Veamos los métodos conocidos:

  • Método Ogino.
    Este método consiste en la determinación de los días fértiles a través de meras fórmulas matemáticas:La mujer anota la duración de sus ciclos menstruales durante un año. Los días fértiles de la mujer se determinan restando 18 al ciclo más corto, y 11 al ciclo más largo.Por ejemplo, si el ciclo más corto tuvo 25 días y el más largo 31, los días fértiles de cada mes serán los situados entre los días 7 y 20 del ciclo.

    Si la mujer fuese una máquina exacta, el método funcionaría. Pero de todos es conocido que el estrés, las emociones fuertes, enfermedades, pueden afectar al ciclo menstrual… Y lo hacen sin aviso. El cuerpo femenino no se suele regir por matemáticas, ni por probabilidades basadas en hechos pasados, por lo que su fiabilidad oscila entre el 70 y el 90%, y sólo debe ser empleado por mujeres con ciclos muy regulares. Y obliga a una abstinencia de 13 días por ciclo menstrual.

  • Método de la temperatura basal.
    La temperatura de la mujer suele aumentar 2 décimas de grado antes del período de ovulación. Dos o tres días después de ésta, los cambios hormonales hacen que la temperatura se eleve unos 0,5 grados centígrados y se mantenga de esta manera hasta el siguiente período menstrual. También pueden aparecer fluctuaciones en esta temperatura, pero siempre será mayor a la tomada antes de la ovulación. Por ello, midiendo la temperatura corporal de la mujer durante la mañana antes de levantarse, sin realizar ningún ejercicio físico, es posible determinar el día en que se ha producido la ovulación.Es importante tomar nota de estas temperaturas durante algunos meses, para detectar si existe alguna irregularidad en el ciclo. Si la mujer enferma y tiene fiebre, o si no se toma la temperatura correctamente no se podrá controlar correctamente el ciclo.

    Si se va a seguir este método es recomendable el empleo de un termómetro basal, que permite una lectura muy exacta de las variaciones de temperatura corporal.

    El principal problema de este método es su exigencia de regularidad, y el problema de la aparición de enfermedades o fiebre, que imposibilitan el empleo de este método en ese ciclo. Sin embargo, se afirma que es un método muy eficaz, con un 99,4 o 99,7% de eficacia.

  • Método Billings, o del moco cervical
    Las secreciones que produce el cuello del útero, durante el ciclo menstrual, van variando y resultan un indicativo sencillo de la situación de fertilidad de la mujer. El método Billings consiste en la observación, por parte de la mujer, de su moco cervical. Éste puede recogerse antes de orinar con los dedos o con papel higiénico a la entrada de la vagina.En un ciclo normal, inmediatamente después de la menstruación, existen una serie de días «secos», en los que no se produce moco cervical o se produce algo, sin llegar a sentir la mujer una sensación de humedad.

    Posteriormente, comienza a aparecer una sensación de humedad al empezar a variar las características del moco. Es en esos días cuando las hormonas comienzan a preparar la ovulación y el ambiente de la vagina comienza a dejar de ser hostil para los espermatozoides, marcando el inicio de la etapa fértil. El moco cada vez se vuelve más elástico, resbaladizo y transparente, facilitando el paso de los espermatozoides hacia el interior del útero.

    Llegado un día, el moco cervical experimenta un cambio brusco, volviéndose denso, pegajoso y blanquecino. El moco comienza a generar un tapón en el cuello del útero. Es lo que se denomina «día cúspide». La ovulación ocurre en el día cúspide, o en los dos siguientes. Durante los 3 días siguientes, los espermatozoides aún podrían pasar por el cuello del útero.

    A partir del cuarto día tras el «día cúspide», el cuello del útero se cierra, impidiendo el paso de espermatozoides.

    Basándose en estos hechos, el método Billings, para evitar un embarazo no deseado, funciona de la siguiente manera: evitar las relaciones sexuales durante la menstruación; en los días «secos», se pueden mantener coitos durante la noche, y no durante dos días seguidos (para evitar confundir el moco cervical por el semen). En la etapa fértil, evitar cualquier contacto genital hasta el cuarto día después del cúspide. Después de este día, hasta la siguiente regla, se puede realizar el coito en cualquier momento.

    Este método es muy eficaz. En un reciente estudio realizado en China en el que se enseñó el método a casi mil parejas de niveles culturales muy variados, y se realizó un seguimiento durante 1 año, sólo hubo cinco casos de embarazos no deseados, y fueron debidos a una mala comprensión del método. Además, el método se ha demostrado eficaz también para lograr embarazos en parejas que habían sido declaradas estériles (!).

    Se puede encontrar mucha más información sobre este método en la página de los promotores del mismo: www.woomb.org

  • Método sintotérmico
    Este método combina los tres métodos anteriores, complementando sus ventajas y reduciendo sus desventajas.

  • Método Persona
    Este método se basa en el empleo de un pequeño ordenador, de venta en Farmacias, que mide la cantidad de hormonas en la orina de la mujer en muestras periódicas, y realiza cálculos para determinar la fertilidad de la pareja en ese día.El aparato es algo caro, y tiene una fiabilidad del 94%. Más información en la página web www.metodopersona.com.

Y estos son los métodos de planificación familiar naturales que conozco. Ningún método es eficaz en un 100%, y todos están abiertos a la posibilidad de que exista un embarazo.

Pero no nos engañemos: ningún método anticonceptivo alcanza una seguridad plena, y todos cuentan con la posibilidad de que se produzca un embarazo. Más que nada, porque es en el marco de las relaciones sexuales como, por naturaleza, se hacen los bebés.

La principal diferencia es que, quien emplea un método natural suele estar abierto a dicha posibilidad, asumiéndola responsablemente. Porque un hijo, acogido con amor, es siempre motivo de alegría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más

  • Responsable: David Marín Carreño.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Digital Ocean que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.